Los extrañamos y nos extrañan

«San Telmo es el barrio de Buenos Aires que más amo, es ese lugar al otro lado del mundo donde me siento como en casa». Así iniciaba Francesca, la refinada editora de Moon Diaries, su preferencia sobre el casco histórico porteño.

Se los extraña. E intuimos que ellos también a nosotros. Dejamos todo en manos de Fran:

Los turistas prefieren Palermo, el barrio más cool de la ciudad, pero el alma real de Buenos Aires es el olvido (melancolía), y no hay mejor lugar que San Telmo para saborearlo. Conozco cada rincón de sus calles pobres y el estilo colonial de sus edificios en decadencia es lo que más se acerca a mi ideal de belleza urbana.

Está la casa verde azulado con ventanas ovaladas, el edificio Art Nouveau con hojas de agave creciendo en las grietas, y el hotel Bolívar, con una corona de terraza desgastada.

Hotel Bolivar y el patio de una tienda de antigüedades
Se dice que San Temo es el «París de América del Sur», pero creo que su encanto no necesita comparación.

Mi amor por este barrio también está ligado a mi mejor historia. Aquí es donde me enamoré de Alberto y cada vez que viajamos a Argentina volvemos sobre nuestros pasos.

Esta fue la primera vez con todos los niños y comenzamos nuestro viaje desde aquí, en un café de la Plaza Dorrego , el corazón nostálgico del barrio.

¡Te cuento los lugares de San Telmo que más amo!
1- Bar Dorrego y Plaza Dorrego
Siempre hay un tango tocando en el Bar Dorrego , los mismos camareros de uniforme, los sifones de soda y los muebles de madera grabados por los que han pasado por aquí.

Todavía estaba nuestro corazón en la mesa junto a la ventana, lo grabamos hace seis años, cuando la vida que tenemos hoy era solo el comienzo de un sueño. Fue mágico encontrarlo todavía allí, con nuestro equipaje de cosas vividas y niños de la mano.

En el Dorrego el ambiente parece suspendido en el pasado, a cualquier hora del día los ritmos son lentos, como las aspas cansadas de los ventiladores que cuelgan del techo. Te recomiendo que pidas una soda de sifon y una tostada de jamon y queso. ¡Y no olvide grabar sus nombres!

San Telmo Bar Dorrego
Bar Dorrego, uno de los cafés históricos de Buenos Aires
Bar Dorrego San Telmo
El sifón de soda y el corazón que grabamos hace seis años con nuestras iniciales ‘FyA’
En la Plaza Dorrego los tangueros bailan entre las mesas de los cafés y todos los domingos la plaza se llena de puestos de venta de antigüedades. Desde aquí comienza la Feria di San Telmo, el mercado al aire libre más grande de la ciudad, que llega hasta la Plaza de Mayo por toda la Calle Defensa.

San Telmo Plaza Dorrego
Tangueros en Plaza Dorrego
2- Compras: Mercado de San Telmo
Si eres fanático de los mercados pero no estás en San Telmo los domingos, aún puedes visitar el Mercado cubierto en la Calle Bolívar (a unos pasos de la Plaza Dorrego). Su hermosa estructura de hierro y vidrio del siglo XIX ha sido declarada monumento histórico nacional.

Aquí las tiendas de antigüedades se alternan con las de comida, carnicerías, fruterías, restaurantes y cafés con mesas. Las pequeñas tiendas de antigüedades son realmente hermosas y entre sus estanterías llenas de objetos podría perderme días enteros.

Hay una pequeña tienda que solo vende juguetes antiguos y otra que solo vende gramófonos. El dueño es un hombre reservado pero una vez nos contó toda la historia del tango, mientras tocaba sus viejos discos.

Mercado de San Telmo
un carnicero y uno de los bares del Mercado de San Telmo
3- Comida: Desnivel
Para saborear la verdadera Argentina, recomiendo una parada en Desnivel , un restaurante típico con una gran parrilla en la entrada. Una vez dentro, haga la vista gorda a la limpieza y concéntrese en los manteles blancos. El ambiente es típicamente porteña, así como cada plato y cada sabor.

Obviamente todas las carnes son muy buenas, no tuve el valor de probar la morcilla (sangre de cerdo) pero dicen que está riquísima.

Desafortunadamente, los vegetarianos están (bastante) excluidos de este lugar, así como las tarjetas de crédito: solo se paga en efectivo y la provoleta (queso) también se cocina a la parrilla junto con la carne.

Restaurante Desnivel San Telmo
La puerta y nuestra mesa en el restaurante Desnivel
Restaurante Parrilla Desnivel San Telmo
La parrilla grande a la entrada del Desnivel
4- Hotel: Patios de San Telmo
Siempre que viajo a Buenos Aires reservo unos días en Patios de San Telmo.

Cruzando sus puertas hacia el caótico corazón de la ciudad, se ingresa a un encantador patio, un oasis de paz donde incluso los niños pueden jugar libremente, lejos de los peligros de la carretera.

El hotel nació de la remodelación de uno de los conventillos más hermosos de Buenos Aires . Sus habitaciones fueron la vivienda social de inmigrantes, que creció alrededor del patio interior, el corazón palpitante de la vida en común.

Entre estos patios, sobre los pisos ajedrezados de los conventillos , se dieron los primeros pasos de tango .

Hace seis años, Alberto y yo fuimos los primeros huéspedes de este hotel, nos enteramos cuando llegamos a la recepción y el dueño y el arquitecto nos esperaban con una botella de champagne en la mano!

Brindamos con ellos y para celebrar nos colocaron en la suite.

Las tardes de verano en el jardín de Patios son mi sueño durante nuestros fríos inviernos

Los extrañamos y nos extrañan

Los extrañamos y nos extrañan

Los extrañamos y nos extrañan

Los extrañamos y nos extrañan

Los extrañamos y nos extrañan

Los extrañamos y nos extrañan

Los extrañamos y nos extrañan

Los extrañamos y nos extrañan

Los extrañamos y nos extrañan

Los extrañamos y nos extrañan

Los extrañamos y nos extrañan

Los extrañamos y nos extrañan

Los extrañamos y nos extrañan

Los extrañamos y nos extrañan

Los extrañamos y nos extrañan

Los extrañamos y nos extrañan

Los extrañamos y nos extrañan

Los extrañamos y nos extrañan

Los extrañamos y nos extrañan

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*