Fundación de Tinogasta

Escenario de enormes dimensiones donde el alma encuentra reposo, cuna de antiguas civilizaciones que perviven en sus topónimos y se reflejan en el rostro curtido de sus ancianos. A cada paso una pirca, una apacheta son evidencia de que sus dioses no han muerto y esperan en un tiempo sin tiempo volver a reinar sobre las altas cumbres con el viento y el sol como única compañía y como testigos de lo que fue y quizás volverá a ser.
El Departamento Tinogasta, cabecera departamental, se encuentra emplazado en las orillas del rio Abaucán fue un antiguo pueblos de originarios. La historia recuperó el nombre de quien fuera uno de sus caciques Miguel Chanampa. El vocablo Tinogasta que según los historiadores significa “reunión de pueblos”, presenta dos nodos poblacionales, Tinogasta y Fiambalá y un rosario de pequeñas y pintorescas poblaciones.
Larga y penosa fue la historia fundacional en los pueblos del oeste y se reconoce como primer colonizador a don Bazán de Pedraza. Tinogasta nació a comienzos del siglo XVII sin cédula real, a través de un automandato del gobernador Esteban Nieva y Castilla del 13 de agosto de 1.713. El 14 de agosto de 1.714 fue declarada como fecha de su fundación.



Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*